Lili Cook Vermutería

El nuevo espacio en Salamanca de David Martín Berrocal y su equipo nos acerca un tipo de local que está teniendo mucho tirón últimamente y que ofrece una alternativa gastronómica diferente.

Vaya por delante una disculpa: llevo un montón de tiempo queriendo dedicar una entrada a Lili Cook. Tanto, que les ha dado tiempo a asentarse, ampliar y, ahora, abrir un nuevo local. El caso es que las fotos con las que contaba hasta ahora, como buen cutrefotógrafo, no estaban a la altura. Algo que puede parecer banal, pero en términos de blogs, ni lo es, ni debería serlo.

Lili Cook vermutería

Lili Cook Vermutería

Así que aproveché la invitación que me hicieron a conocer esta nueva versión del Lili Cook para intentar ponerme las pilas y conseguir unas fotos medianamente aceptables. Misión cumplida, a pesar de que no fue fácil tras disfrutar de un vermú, unas cuantas copas de vino y algunas tapas. Dura vida, sí.

vinos de Sierra de Cantabria

Empecemos por los vinos, presentados por José Ramón Zorita, de Devinosymas.com, quien nos dio a conocer algunos de los vinos que elabora Eguren, familia de seis generaciones dedicadas al vino desde 1870. Comenzamos con los más fresquitos, un rosa y un blanco de Sierra Cantabria. No sé si será que me voy haciendo mayor, pero yo, que siempre he sido más de tinto, cada vez disfruto más con los blancos. Y, en este caso, he de decir que fue el vino que más me gustó de todos los que probamos, un Rioja Organza 2012 con uva viura, malvasía y garnacha blanca de Sierra Cantabria muy fresco y con un sabor que invita a degustarlo con calma, disfrutando de cada sorbo.

Entre los tintos, me quedo con otro Sierra Cantabria, en este caso del Cuvée 2010, del que me encantó su persistencia. Es uno de esos vinos que, a los que no sabemos de vinos, nos obliga a volver a mirar la botella, para saber algo y, sobre todo, para apuntárselo.

vermú rojo con espuma de clavo y naranja

Vermú rojo con espuma de clavo y naranja

Pero estábamos en una vermutería, y lo que procedía, claro, era tomar un vermú. En Lili Cook Vermutería tienen una buena carta y además tienes la opción de añadir diversas espumas (yo probé la de naranja y clavo, por ejemplo). He de reconocer que, personalmente, prefiero el vermú “a palo seco”: con algún cítrico y poco más. Aun así, creo que los sabores que han escogido para las espumas están muy bien elegidos y a las personas que les guste dar un toque diferente al vermú probablemente le enganchen. En cuanto a la carta, cuentan con un buen número de referencias que hará las delicias de los que disfruten de estos vinos aperitivos. Además, David me comentó que barajan la posibilidad de ampliar la carta con nuevas referencias, algo que seguramente haga las delicias de los amantes del vermú.

mejillones

“Lateo” de calidad en Lili Cook Vermutería

Otra novedad de Lili Cook Vermutería es ofrecer conservas gourmet. Terreno delicado en una ciudad donde muchos (cada vez menos, eso sí) ven excesivamente caro todo lo que se salga del pincho de cortesía que muchos bares sirven dentro de la consumición. Como para hablarles de conservas. En mi humilde opinión, no iría a esta vermutería a comer latas, más que nada por las estupendas tapas que tienen, pero igual sí me parece un complemento perfecto para una buena sesión de tapeo, sobre todo porque lo que tienen es muy bueno. Además cuentan con menús en los que se puede probar algunas de ellas con ofertas francamente buenas.

salmorejo

Salmorejo cordobés

En cuanto a las tapas, es donde David y su equipo ofrecen una buena muestra de lo que se viene observando en el Lili Cook Gastrobar: tapas cuidadas, con apego a la tierra y a los buenos productos con los que contamos aquí, pero siempre mirando hacia delante, aportando toques muy modernos pero respetando los sabores tradicionales. Buena muestra de ello son, por ejemplo, la Morcilla de Salamanca rebozada en kikos con compota de cebolla o el estupendo Salmorejo cordobés con jamón ibérico.

morcillakikos

Morcilla de Salamanca rebozada en kikos con compota de cebolla

Muy refrescante e ideal para el verano (pensando sobre todo esa fantástica ubicación en la Plaza de Sexmeros, donde pueden convertirse en LA terraza del próximo verano), la Ensalada césar de chipirones rebozados en harina de garbanzo me parece una tapa perfecta para compartir, y la combinación de sabores del Nem de salmón o del Tataki de atún rojo con melón convierte en muy difícil la decisión de decantarse por alguna entre las varias opciones de tapas frías.

ensaladacesar

Ensalada césar de chipirones

No así en las tapas calientes, donde entre un surtido de propuestas francamente buenas (la Carrillera de ibérico o los Buñuelos de rape, así, a bote pronto), sin duda, me quedo con la Oreja de ibérico crujiente con rúcula y vinagreta de piparras, una fantástica revisión de la oreja a la plancha que me conquistó desde el primer bocado hasta el último.

oreja

Oreja de ibérico crujiente con rúcula y vinagreta de piparras

No puedo dejar de referirme a los postres, muy recomendables. Me gustó especialmente el Sabayón de vermú con frutos rojos, un postre muy suave y perfecto para una vermutería, ampliando el consumo del vermú a ámbitos a los que igual no estamos tan acostumbrados.

sabayonvermu

Sabayón de vermú con frutos rojos

Pero también pude probar la Torrija de brioche, que hará las delicias de los más golosos.

torrija

Torrija de brioche

Por último, no quería olvidarme de hablar del espacio. En pocas ocasiones se encuentra uno locales tan rabiosamente modernos y a la vez tan cálidos. En Lili Cook Vermutería apetece estar, algo que, creo yo, deber ser el objetivo último de toda decoración (y que por suerte empezamos a ver en una Salamanca que, en algunos casos, se pasa de viejuna). Es un espacio moderno y llamativo, pero no cansa. La cocina, a la que como buen curioso no perdí ocasión de echar un ojo, se nota que se ha creado pensando como un cocinero; amplia, funcional. Y esto se refleja en los platos. Todos rebosan, para mí, ese mimo que se le ofrece a los productos cuando se trabaja en un espacio cómodo; todos ellos reflejan ideas pensadas y repensadas. La cocina de Lili Cook era buena, en Lili Cook Vermutería, creo yo, busca apuntar más alto. Y me gusta.

En cuanto a precios, para aquellos (que los habrá) a los que les pueda parecer caro, les recomiendo echar un buen vistazo a los menús, una opción bastante asequible. Por ejemplo, un menú que incluye, por 21 euros, un vermú, una copa de vino, una conserva, una tapa de queso y dos tapas.

Lili Cook Vermutería

Lili Cook Gastrobar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s