5 cremas de verduras para pasar el invierno

Hace un frío que pela. O, como lo conocemos en Salamanca, un fresquito de invierno.

Si no eres de Salamanca (o aunque lo seas, que a mí se me va la fuerza por la boca), de Alaska o de Bilbao, entrar en calor es difícil. Por eso se agradece contar con platos como estas cremas que traigo hoy: ricas, fáciles de preparas, sanas y muy, muy calentitas. Además podemos aprovechar los excelentes productos de temporada que encontramos ahora en el mercado y así disfrutarlos en su momento óptimo de consumo.

En cuanto a la forma de prepararlas, yo suelo cocer las verduras hasta que están blandas y escurrir y reservar el caldo. Este caldo lo utilizo para suavizar la crema y darle además un sabor más pronunciado. De este modo, trituro las verduras sin líquido y se lo añado hasta que está a mi gusto la crema. No añado nata pero sí que me gusta a veces añadir un chorrito de leche. En algunas ocasiones me gusta sofreír a parte un poco de cebolla e incluirlo antes de triturar. Por último, a veces viene bien darse un homenaje e incluir algún tipo de queso untuoso, como el mascarpone, que le añade un gusto y una textura que me encanta.

Dicho esto, veamos estas 5 cremas para entrar en calor en este frío invierno, alguna de ellas con un puntito diferente.

Crema de guisantes con senderuelas y migas de cecina

Crema de guisantes con senderuelas y migas de cecina

Crema de guisantes con senderuelas y migas de cecina

Me encantan los guisantes, prácticamente de cualquier manera. Pero no los suelo preparar en crema, quizá por la reticencia a trabajar demasiado un producto que, fresco, es una maravilla. Y es una pena, porque esta crema está de aúpa. Y si le añades unas setas salteadas y una migas de cecina, para de contar. Para hacer las migas de cecina solo tienes que poner una loncha encima de papel de cocina y calentar en el microondas entre minuto y medio y dos minutos y machacar en un mortero. En un momento, un complemento ideal para una crema.

Crema de nabo y patata con cilantro

Crema de nabo y patata con cilantro

Crema de nabo y patata con cilantro

Incluir alguna hierba aromática (cilantro, en este caso) en la cocción de las verduras le aporta un puntito diferente y consigue que una crema con dos tubérculos muy comunes brille de una forma especial. Si, para rematar, espolvoreas una pizca de pimienta rosa recién molida e incluyes un langostino a la plancha, para qué quieres más. Un plato fácil y delicioso que preparas en un momento.

Crema de berenjena y mascarpone

Crema de berenjena y mascarpone

Crema de berenjena y mascarpone

Lo malo de la crema de berenjena es que, a primera vista, no resulta muy apetitosa. Al igual que con otras verduras, como el tupinambo por ejemplo, adquiere un color grisáceo y una textura que no invitan precisamente a disfrutar comiéndola. Y, sin embargo, está deliciosa, sobre todo si, como en este caso, la combinas con algún queso. Yo escogí el mascarpone por la untuosidad que le añade aunque también supone una bomba de calorías que, si procuramos vigilar la dieta, no ayuda mucho. Pero un día es un día.

Crema "mix" de patata y calabaza asadas

Crema “mix” de patata y calabaza asadas

Crema “mix” de patata y calabaza asadas

Normalmente, como comentaba al principio, utilizo verdura cocida para preparar cremas, pero cuando se opta por asarla, el resultado es un sabor más intenso. En este caso opté por calabaza y patata, ya que usando patatas de tamaño mediano, los tiempos de horno son muy similares y se asan a la vez; la calabaza troceada en una fuente y las patatas, con piel, salpimentadas y envueltas en papel de aluminio. Otra ventaja al preparar este “mix” de cremas, más allá de lo rico que está y lo sugerente que es encontrarse esa combinación de color, es que de una o de otra (o de las dos incluso) fácilmente te sobrará, con lo que tendrás arreglada otra comida/cena.

Crema de calabacín

Crema de calabacín

Crema de calabacín

Un básico, pero no podía faltar. La crema de calabacín es todo un invento. Fácil de preparar, económica, rica y sana. Lo tiene todo, sin ninguna complicación. En mi caso, me ha salvado en muchas de esas ocasiones en las que llegas a casa al mediodía con el tiempo justo para comer; un calabacín a la cazuela y en un momento lo tienes arreglado. Normalmente se incluye patata o puerro, pero a mí me gusta tal cual, tan solo con calabacín, cebolla sofrita y, eso sí, un caldo casero para la cocción. Si añades unas hierbas aromáticas, almendra laminada y unos picatostes, riquísimo.

 

3 comentarios en “5 cremas de verduras para pasar el invierno

  1. Creo que entrar en calor es difícil para todo el mundo, seas de Salamanca o de otro sitio!. Pero bueno, con estas cremas será más fácil!! A cual más apetitosa…

  2. […] Y al día siguiente, una buena ración de verduras y frutas. En el medio está la virtud, que decía Aristóteles. Y si una una noche nos damos el lujo de meternos una hamburguesota entre pecho y espalda, convendría al día siguiente algo más ligero, como una crema de verduras. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s