5 ideas para reciclar lo que nos sobró en Navidad

Mantecados, turrones, dátiles, cava, patés… Bien sea por las (cada vez menos frecuentes) cestas navideñas, por los “regalos” que nos hacen invitados o, sencillamente, porque nos entra la locura ansiosa y compramos sin mesura, en Navidad nos solemos juntar con muchos productos a los que luego no sabemos cómo dar salida.

Y no, antes de que nadie lo diga, una buena forma de aprovechar el turrón duro no es arrojárselo al cuñado tras su décimo chiste malo consecutivo. No. Aunque no lo creas, existen formas mejores de responder a esa pregunta que todos nos hacemos por estas fechas: ¿qué hacer con lo que ha sobrado de la Navidad?

Con bien poco, podemos conseguir unas recetas originales y curiosas, como se puede comprobar con estas cinco ideas que se me han ocurrido y para las que me he valido de las hierbas frescas de Gourmet Garden para darles un toque fresco y diferente.

Como verás, todas estas ideas son muy fáciles y la mayoría no llevan mucho tiempo, así que este reciclaje de productos navideños te puede ser muy útil para improvisar un aliño, un plato o un postre.

1. Vinagreta de cava

El cava es delicioso… Hasta la mañana siguiente. Y no lo digo por la resaca, sino por esa botella que, días después, sigue asomando en el frigorífico. ¿Qué hacer con ella? Pues yo la reutilicé en una comida navideña para preparar una vinagreta deliciosa como aliño de una ensalada de maruja, manzana verde, caqui y queso fresco, aunque lo puedes utilizar con cualquier otra ensalada, a tu gusto. Para preparar la vinagreta solo necesitas mezclar en un bote aceite, cava (más o menos el doble de aceite que de cava) y sal; cierras el bote, lo agitas bien y ya tienes tu vinagreta de cava lista para servir.

Ensalada de Navidad

Ensalada de maruja, manzana verde, caqui y queso fresco con vinagreta de cava rosado

2. Dátiles con atún y guacamole

Podría uno preguntarse por qué se venden tantos dátiles si cuando se los ofreces a la mayoría de la gente lo normal es que los rechacen. Puede ser que no sea problema de los dátiles sino que, compitiendo con turrones, polvorones y mantecados por hacerse un hueco en nuestros atiborrados estómagos navideños lleven las de perder. No lo sé. El caso es que me apetecía hacer algo con ellos que no fuese lo típico: enrollarlos con bacon.

Pero esa idea quedó ahí y se me ocurrió cambiarla ligeramente para hacer algo un poco más ligero. Así que preparé un guacamole con un aguacate, cebolla picadita, media cucharadita de chile fresco, una cucharadita de picada de cilantro fresco, una cucharada de tomate triturado, el zumo de media lima y un poco de albahaca fresca picada, que aunque soy consciente de que el guacamole no lleva albahaca, a mí me gusta el punto que le da.

Solo quedaba preparar los dátiles: quitar el hueso haciendo un corte a la mitad e introducir una tira de atún crudo (utilicé uno que viene ya preparado para sushi, por comodidad), envolver el dátil y pincharlo todo con un palillo. Se sirven sobre el guacamole y a disfrutar.

Dátiles con atún y guacamole

Dátiles con atún y guacamole

3. Alitas de pollo con salsa de turrón de chocolate y chile

El chocolate y el chile van muy bien y hay postres espectaculares con esta combinación. Pero también la puedes utilizar en platos salados; se consigue una salsa que, para mi gusto, va muy bien con carnes, sobre todo con el pollo frito. Y se me ocurrió la locura, ya que rondaba por casa una tableta de turrón de chocolate, de probar este tipo de salsa cambiando el chocolate por el turrón. Y me encantó. Es cierto que le da un toque dulzón que no será del gusto de todos pero que a mí, personalmente, me encantó. Y es fácil a más no poder.

Solo tenemos que saltear en una sartén media cebolla picadita con dos cucharaditas de chile fresco picado y otras dos de albahaca. Añadimos un medio vaso de vino tinto, dejamos reducir e incorporamos unos 60 gramos del turrón de chocolate, troceado, hasta que funda y se ligue. Añadimos un tomate, pelado y bien picado y dejamos cocer unos 5 minutos. Agregamos una cucharadita de cilantro fresco picado y dejamos reposar.

Freímos las alitas de pollo con un poco de aceite y servimos con la salsa y un poco de sésamo blanco tostado por encima. Para pringase los dedos y rechupetearlos después.

Alitas de pollo con salsa de turrón de chocolate y chile

Alitas de pollo con salsa de turrón de chocolate y chile

4. Lumaconi rellenos de paté con caldo de pato

Sí, esta idea no es que sea muy original, pero quería aprovechar el jugo que me sobró de la preparación de un magret de pato. Así que previamente reservé algunos trozos del magret (dejando la pieza, además, más presentable) y con ellos, una cucharadita de albahaca fresca picada y un par de cucharadas de ese jugo preparé un caldo de pato que estaba espectacular (también puedes añadir ese jugo a un caldo de pollo; no es lo mismo pero al menos lo aprovechas). Cocí los lumaconi en este caldo y los dejé enfriar mientras mantenía el caldo caliente.

Aquí viene la otra parte del plato y es que suele ser habitual (o al menos antes lo era) incluir algún paté en las típicas cestas navideñas. Y aunque a mí me encanta el paté simplemente untado en una tostada, se puede aprovechar alguna vez para este otro buen invento: rellenar los lumaconi con un poquito de paté. Se sirven con el caldo caliente y están espectaculares.

Lumaconi rellenos de paté con caldo de pato

Lumaconi rellenos de paté con caldo de pato

5. Mantecrumble de mandarina y jengibre

Este probablemente es el experimento que más me gusto; por novedoso y porque no sabía muy bien qué me iba a encontrar al terminarlo. La idea es sencilla: si el crumble es una masa compuesta por harina, manteca-mantequilla y azúcar, ¿por qué no imitarla con mantecados, que es básicamente lo mismo?

Proceso de preparación del mantecrumble

El “mantecrumble” sin la nata y el helado…

Además no puede ser más fácil: Picamos dos mandarinas peladas y las mezclamos con una cucharada sopera de jengibre fresco. Lo colocamos en un recipiente apto para el horno y esparcimos por encima 3 mantecados desmigados y una cucharada de azúcar moreno. Lo metemos al horno a más o menos 175º durante 25-30 minutos y, cuando lleve 20 minutos, añadimos una cucharadita de mantequilla. Montamos nata y, recién sacado del horno, se la añadimos junto con una cucharada de helado de tu elección (yo lo utilicé de vainilla y estaba buenísimo) y una pizca de ralladura de lima. Y a comérselo al momento, antes de que se baje la nata y se derrita el helado.

"mantecrumble" de mandarina y jengibre

… Y, ya finalizado, el “mantecrumble” de mandarina y jengibre

Y tú, ¿tienes alguna remedio para reciclar los productos navideños? Y que no sea atizar al vecino de al lado con el turrón duro, claro… 😉

2 comentarios en “5 ideas para reciclar lo que nos sobró en Navidad

  1. Con la buena pinta que tienen todos no hará falta esperar a tener sobras no???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s