Mis 10 experiencias gastronómicas de 2014

El año toca a su fin así que hoy, como el año pasado, he querido también hacer un repaso a esas experiencias gastronómicas que, por algún motivo, han marcado mi año. Como se suele decir, no están todos los que son, pero sí son todos los que están.

1. Portugal

Este año mi chica y yo nos fuimos de vacaciones a Portugal. Sobra decir que me encanta la comida portuguesa, pero sí quiero insistir en el potencial que tiene la gastronomía del país vecino. Restaurantes como L’And (con una estrella Michelín), en un fabuloso enclave turístico en el corazón del Alentejo, y Sea Me, en Lisboa, por poner como ejemplo los restaurantes que más me entusiasmaron en nuestro viaje, invitan a pensar que algo está cambiando en el país vecino, renovando una tradición que se mantiene viva a través de toques modernos a tener en cuenta en el futuro.

L'And, en el Alentejo (izquierda) y Sea Me, en Lisboa (derecha), dos propuestas diferentes pero ambas sorprendentes

L’And, en el Alentejo (izquierda) y Sea Me, en Lisboa (derecha), dos propuestas diferentes pero ambas sorprendentes

2. Nova

Invitado por Rubén, de Ni Mata Ni Engorda, al impresionante salón gastronómico Xantar de Orense, aproveché la ocasión para acercarme a este restaurante al que ya tenía echado el ojo. El trabajo de Julio Sotomayor y Daniel Guzmán para innovar desde la cocina tradicional, la cocina de raíces con la que se define el restaurante, es digno de admiración y bien merece una visita a la ciudad gallega para disfrutarlo. Además, fruto de este esfuerzo, Nova ha logrado recientemente su primera estrella Michelín.

Cocina de raíces en Restaurante Nova

Cocina de raíces en Restaurante Nova

3. El Bohío

Pepe Rodríguez es famoso por su papel de jurado en el concurso televisivo MasterChef, con toda la razón del mundo porque aporta un toque de buen rollo que, para mí, es una de las mejores cosas del programa. Pero Pepe Rodríguez debería ser todavía más famoso por haber conseguido el Premio Nacional de Gastronomía (en 2010, ex aequo con Elena Arzak) o más aún por la cocina que practica en El Bohío: desde el guisote de toda la vida reinventado hasta los platillos más típicos de la cocina toledana con un punto fresco y moderno, la comida que disfruté en El Bohío fue sencillamente espectacular. Y mención aparte merece la amabilidad, simpatía y cercanía tanto de Pepe como de su hermano Diego, que consiguió convertir una comida de cumpleaños en una de mis mejores experiencias del año.

Huevo líquido, guiso de pescado, patata

Huevo líquido, guiso de pescado, patata, de El Bohío

4. Bacira

Para mí, la apertura de este año que recordaré será la de este restaurante en el castizo barrio madrileño de Chamberí. Buen producto, imaginación en los platos, un triunvirato con cabeza, corazón y, muy importante, sentido del humor y buen rollo son algunos de los puntos clave de Bacira que, con unos precios más que asequibles (sobre todo tratándose de Madrid), se convierte en una cita ineludible para todo el que no lo haya probado.

albóndigas de rabo de toro

Las formidables albóndigas de Bacira, un imprescindible

5. Pechakucha

Dudaba en incluir este momento porque de gastronómico tiene poco, pero no puedo hacer un recopilatorio del año sin incluir este momentazo de eso que yo llamo la Cocina Punk y que defiendo a capa y espada: el hecho de cocinar aunque no se tenga ni idea, porque la mejor manera de aprender es intentándolo; aprendiendo de los errores y de los éxitos y sobre todo aprovechando al máximo una de las cosas que más disfruto hacer: cocinar, comer, vivir. Y, gracias al Medialab de la Universidad de Salamanca tuve mi breve momento de gloria intentando explicar todo esto a un buen grupo de personas (y el vídeo está aquí).

Mucha Vida en Pechakucha Night

Dándolo todo en la Pechakucha Night

6. Catas de vino

Para mí este año ha sido muy de vino. Y no porque me dé a la bebida, aunque a veces den ganas, sino porque estoy empezando a aprender un poquito (con acento en ese diminutivo) sobre los vinos. En gran parte gracias a Luis, de iPan iVino, un tipo tan humilde como buen conocedor y amante de los vinos y estupendo tabernero, pero también gracias a las recomendaciones de Soraya, de Tapas 2.0, y de las catas como las organizadas por Luis y por la Vinoteca La Vendimia a las que he podido asistir. Y es que vino y buena gente siempre ha sido una mezcla perfecta.

Cata de Cigales en La Vendimia

Cata de Cigales en La Vendimia

7. Cerveza San Garrido

Del vino a la cerveza, porque sin duda uno de los momentos del año, para mí, fue unirme a Ander, Marta, Tere y Rosa (de Vivir en Garrido) y Juanma para elaborar lo que, ahora que está tan de moda el término inglés, podríamos llamar pop up beer. San Garrido fue un experimento muy divertido que tenía una doble función: vivir la experiencia de producir tu propia cerveza artesana (bastante decente, además) y poner en valor el barrio en el que vivo, Garrido. Aprendimos, nos divertimos, bebimos unas buenas cervezas e incluso recibimos pedidos de varias personas que querían probar la San Garrido. Porque esta sí que donde va, triunfa.

honey ale y ale

Dos rubias bien guapas de Garrido

8. El concurso Demos la Vuelta al Día y mis lentejas atómicas

Aunque, a decir verdad, si algo de la receta que presenté a este concurso llamó la atención, más que las lentejas, fue la banana y mi arte sujetándola y explicando cómo cortarla. Confieso que no lo vi venir 😉 Llegué a la gran final de Demos la Vuelta al Día en Madrid y allí fracasé, así, con todas las letras, pero aun así fue una experiencia muy bonita y de la que aprendí mucho. Nunca había cocinado con tanta presión (poco tiempo, productos que no suelo cocinar, mucha gente alrededor…) y para mí, que carezco de cualquier base o formación, fue un momento muy difícil y muy duro, pero aun así, e incluso habiendo perdido, me fui con una sonrisa para casa. Porque eso también es Cocina Punk.

en Demos la vuelta al día

En la gran final del campeonato Demos la vuelta al día

9. La perseverancia de los vinos de Salamanca

Que yo los defiendo porque son de la tierra, sí, pero que cada vez ganan más adeptos, por desgracia probablemente más fuera de Salamanca que dentro, que para eso somos muy especialitos. Con dos fantásticas denominaciones de origen como son Sierra de Salamanca y Arribes (ésta compartida con Zamora), bodegas de auténtico lujo como las de Cámbrico, Rochal, La Zorra o Alma Roja y promesas como Tragaldabas o ViñaPadre, entre otros, el futuro de estos excelentes vinos y de las uvas autóctonas, de las que tengo el firme propósito en 2015 de empaparme aun más en sentido metafórico y literal, es francamente prometedor.

Botella de ViñaPadre

Vinos de padre y muy señor mío

10. El nuevo Tapas 2.0

Más allá de la alegría personal por ver cómo prospera el trabajo de Jorge, Soraya y compañía, selecciono la apertura del nuevo restaurante Tapas 2.0 como la décima experiencia (pero no por última menos importante) por lo que implica. Y, para mí, implica que algo está cambiando en Salamanca, que la gente está empezando a apreciar la cocina hecha con ciencia, arte y mimo. Que el pincho recalentado en el microondas está bien en su momento, pero que puede haber algo más y que para ello hay que gastar más tiempo y dinero. Que nombres como Jorge, Soraya, Luis, Coto, Gonzalo (y unos cuantos más que ahora no recuerdo o no conozco personalmente) son responsables de lo que algunos ya llaman “la milla de oro gastronómica de Salamanca”. Un concepto que, simplemente, hace unos años habría sido impensable. Y lo mejor de todo: que la gente ya mira a Salamanca con otros ojos, al menos en lo que a gastronomía se refiere. Y de eso Jorge y Soraya tienen buena “culpa”, así que gracias, pareja, y que sigáis cumpliendo años así de bien y con muchas nuevas aventuras.

algunas de las tapas de Jorge Lorenzo en Tapas 2.0

#soncocineros, y qué cocineros

Y tú, ¿tienes alguna experiencia gastronómica de 2014 que haya sido especial?

2 comentarios en “Mis 10 experiencias gastronómicas de 2014

  1. Bueno pues experiencias gastronómicas especiales, muchas, quizá demasiadas por suerte!. Porque para nosotros cualquier comida, cualquier vino, cualquier degustación tiene su momento, su atractivo y debe ser disfrutada.
    Esperamos muchísimas más para el 2015 y, por supuesto, esperamos las tuyas!
    Feliz y gastronómico 2015

    • Completamente de acuerdo. De hecho, este año ha habido otro par de experiencias que me hubiese gustado incluir. Porque a veces una comida con buenos amigos puede ser de lo mejor del año, no cabe duda. En cualquier caso, muchas gracias por haber estado al otro lado de la pantalla en este 2014 y que disfrutéis de un gastronómico y feliz 2015: que comáis, bebáis y viváis bien 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s