Tres recetas para disfrutar de un tesoro natural: el jengibre

¿Sabías que entre los siglos XIII y XIV el jengibre era tan valioso que solo una libra (cerca de medio kilo) de este producto valía lo mismo que una oveja?

Y es que las propiedades nutritivas y saludables del jengibre son conocidas desde hace tiempo. Por ejemplo, en la medicina tradicional china el jengibre se utilizaba para eliminar toxinas gracias a su capacidad para hacer sudar. Y se ha utilizado ampliamente para dolencias del estómago, desde indigestiones al mareo. Facilita la digestión y se ha utilizado tradicionalmente como remedio para gripes y resfriados.

Además puedes utilizarlo en un sinfín de platos: salsas, postres… Le da un toque diferente a pescados y mariscos, pero también a la carne, verduras, postres… Y para que lo veáis, hoy os ofrezco un menú basado en este producto.

Crema fría de zanahoria, nabo y jengibre

Con estos calores una crema como ésta, fresquita y sabrosa, sienta de maravilla. Tiene además un puntito picante que, además de darle un toque diferente a esta crema, ayuda a combatir el calor. También puedes prepararla en invierno, sirviéndola caliente.

En un chorrito de aceite de girasol caliente salteas cebolla, tres dientes de ajo y nabo, todo bien picadito. Añades el jengibre, mezclas bien e incorporas caldo de verduras. Dejas a fuego vivo hasta que empiece a hervir, añades curry al gusto y dejas a fuego bajo durante unos 20-25 minutos. Añades una rebanada de pan del día anterior y bates todo bien, incorporas leche de coco y dejas enfriar. Encontrarás la receta completa en esta entrada.

crema de zanahoria, nabo y jengibre

Machaca unas patatas fritas e incorpóralas a la crema junto con unos brotes y le dará un punto estupendo

Ternasco a la miel y jengibre

Dentro del cordero, el ternasco de Aragón merece un lugar especial por la cuidada selección de las razas ovinas que se utilizan para su producción, las condiciones geográficas y climáticas donde se crían y el respeto a una tradición centenaria.  De hecho, fue la primera carne fresca reconocida con una denominación específica en España.

Una salsa que le irá de maravilla es la que te propongo: calientas unas cucharadas de miel al baño maría hasta que se licua ligeramente, y entonces la mezclas con jengibre fresco en pasta (para ello cuentas con el jengibre fresco de Gourmet Garden, que te vendrá de perlas). Reservas esta salsa y haces el ternasco a la plancha. Cuando está listo, viertes por encima la sala de miel y jengibre y añades una pizca de romero por encima. Con una guarnición de pimientos del piquillo, para chuparse los dedos.

ternasco a la miel y jengibre

Con una guarnición de pimientos, para chuparse los dedos

Sorbete de sandía y jengibre

Vamos a rematar este menú basado en el jengibre con un sorbete que nos ayudará a refrescarnos y además nos limpiará la boca (que para eso, si es que te lo has preguntado alguna vez, es para lo que sirve el jengibre encurtido que te sirven con el sushi).

Necesitamos, para unos cuatro sorbetes, tres o cuatro rodajas de sandía, un benjamín de cava rosado, una cucharada de jengibre fresco y hielo picado. En una batidora de vaso picas la sandía hasta conseguir un licuado. Incorporas el benjamín y el jengibre y bates suavemente. En una copa con hielo picado hasta la mitad sirves este sorbete (puedes añadir un poco de hielo al final) y decoras con una hoja de menta. Fundamental: hacerlo al momento (no tardarás más de 5-10 minutos) y servir muy frío.

Sorbete de sandía y jengibre

Para terminar con un dulce sabor de boca

Como ves, el jengibre es un producto muy versátil, fácilmente adaptable a muchas recetas y que puede aportar un sabor muy especial a todos tus platos. Además, gracias a Gourmet Garden puedes encontrarlo en un práctico envase de 80 gr. que te permitirá disfrutar de su sabor dulce en cualquier momento y de una forma fácil.

Y tú, ¿tienes alguna receta de jengibre con la que triunfes?

3 comentarios en “Tres recetas para disfrutar de un tesoro natural: el jengibre

  1. Me ha encantado el toque de patatas machacadas encima de la crema fría de zanahoria, nabo y jengibre. Seguro que la haré pronto porque me ha gustado mucho la idea 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s