Algunas ideas sobre la Feria del Libro

El domingo finalizó la Feria del Libro de Salamanca, un evento que aguardo todos los años con impaciencia, por lo que me permito salirme del tema general de este blog para pensar en alto algunas ideas.

Y es que cada vez me decepciona más la Feria del Libro. Y esto es porque dedico mucho tiempo a investigar sobre libros que me interesan, redacto una lista con mis deseos para poder satisfacerlos en la una feria que, espero, sea una oportunidad de encontrar libros que en otras ocasiones puede ser más difícil ver en las estanterías de una librería. También, confío en que me sorprendan, que me aporten algo nuevo y disfrute de esa magia de descubrir un libro sensacional.

Y, ¿qué es lo que encontré?

1. La feria de los clones

Que lo entiendo perfectamente: si un libro se vende, habrá que ponerlo a la vista para que los clientes lo encuentren en mi puesto y no se vayan a buscarlo al de mi colega. Pero, ¿hasta qué punto? Había puestos que parecían auténticos clones. Los mismos libros, colocados en los mismos sitios… Entre esto y que uno es especialmente despistado, podría haberme pasado horas dando vueltas a la Plaza Mayor pensando que todos los puestos son iguales y que, por lo tanto, no los había terminado de ver todos. Ya en serio, qué tedio me produce encontrarme tantas veces con los mismos libros, colocados prácticamente igual…

novelas

‘Barba empapada de sangre’ y ‘El Rey de Amarillo’, novela negra y terror para disfrutar un poco 😉

2. ¿Crisis? ¿Dónde está la crisis?

Salvo en un par de honrosas excepciones, mi diálogo con las personas que atendían los puestos eran tal que:

-Estaba buscando el libro “X”.

-No me suena que lo tenga. (Y ya, para qué decir más).

-¿Y en la librería no lo tendréis quizá? (Que me quiero gastar dinero, oiga).

-Puf.., no sé yo… No me suena. Yo creo que no.

-Bueno, pues nada. Gracias. (Por decir algo, claro).

Con este panorama, ¿en serio me van a decir que los libros digitales son el mayor problema de las librerías? A veces flipo.

3. Abrimos cuando llegamos, cerramos cuando nos vamos…

Yo debo ser muy tonto (o el único en toda la ciudad que no se sabe los horarios de la feria de memoria) porque, por más que busqué y busqué y volví a buscar por los puestos algún cartel con el horario de apertura y cierre, no lo encontré. Así que al final era un poco lotería: acercarme a la Plaza Mayor, a ver si hay suerte.

Libros de Ediciones Alfabia y Laertes

‘Gente de la calle de los sueños’ y ‘Muerte por funky o el Eutanasio’, junto con una pequeña joya: ‘Cuentos vagos’ de Marcos Giralt Torrente

4. Sorpresas te da la feria

Pero no todo va a ser malo, ¡claro que no! Por suerte, pude disfrutar de la Feria en varias ocasiones. Para empezar con el puesto de la Librería Hydria, que se confirma como mi favorita de la ciudad. Sabía que no me fallaría y, efectivamente, me vine por fin con ‘El Rey de Amarillo‘ (colección de relatos con amplia influencia en esa gran serie que es ‘True Detective‘). Además, un par de puestos que podríamos llamar independientes, de editoriales pequeñas y autoedición, me regalaron la oportunidad de conocer un par de libros nuevos a los que tengo muchas ganas de hincarles el diente: ‘Gente de la calle de los sueños‘, de Teru Miyamoto (Ediciones Alfabia) y ‘Muerte por funky o el Eutanasio‘, de Jordi Casals i Merchán (Laertes).

libros de cocina

Roca y Child, dos apellidos para recordar

También me hice con una novela negra a la que tenía ganas, ‘Barba empapada de sangre’ de Daniel Galera, y, cómo no, con un par de libros de cocina: ‘Cocina con Joan Roca‘ y el alabado ‘El arte de la cocina francesa‘ de Julia Child. Además, estoy encantado con el pequeño tesoro con el que me vine del puesto de Ediciones Universidad de Salamanca: ‘Clásicos Salamanca’, una edición en dos volúmenes de obras muy relacionadas con Salamanca como ‘El Lazarillo de Tormes’, ‘El licenciado Vidriera’ o la traducción que en su día hiciera Fray Luis de León de ‘El Cantar de los Cantares’, y por la que fue encarcelado.

Clásicos Salamanca, editado por Ediciones Universidad de Salamanca

‘Clásicos Salamanca’

5. La Feria del Libro de… ¿Salamanca? ¿Valladolid?

Que estamos en crisis (supongo) y eso se entiende. Que estoy muy a favor del reciclaje, también. Pero que en un puesto “regalen” marca páginas de la Feria del Libro de Valladolid es, como mínimo, cutre.

marca páginas de la feria del libro

Reciclaje promocional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s