Bar Cañete

Hoy os acerco este fantástico local ubicado a medio camino entre la Rambla y el Raval que para mí tiene todo el derecho a situarse en la élite gastronómica de Barcelona.

Lo conocí hace 3 años y desde entonces tenía ganas de volver a visitarlo, pero en mis últimas visitas a Barcelona no fue posible. El pasado mes de diciembre aproveché una escapada de fin de semana para acercarme con mi chica, su hermano y su cuñada y tuvimos mucha suerte.

Para empezar, porque el local ha cambiado un poco. De entrada, ahora hay que reservar y yo no lo sabía pero unos clientes que decidieron no presentarse nos brindaron un espacio, para mí, inmejorable: al final de la barra, con perfecta visión de todo el Bar Cañete, cocina incluida.

Bar Cañete en Barcelona

Además, contamos con el amable servicio de los camareros que nos atendieron, quienes me leen saben que esto es una de las cosas que más valoro (hay muchos camareros que no deberían estar de cara al público; no es el caso, ni mucho menos). Gracias a ellos no solo disfrutamos de una fantástica comida, en la que algunas de sus recomendaciones fueron providenciales, sino que además con su simpatía y buen humor nos hicieron pasar un buen rato. Y así da gusto.

En el Cañete se puede disfrutar de una cocina tradicional modernizada, con toques realmente sensacionales. Retoma el aire cañí enorgulleciéndose de ello y demostrando que cañí no es lo mismo que hortera o descuidado (que por desgracia es lo que se suele ver en los locales que abusan del adjetivo), al contrario, puede ser elegante, moderno y con pasión por el detalle.

Al mando de la cocina está Fran Sanabria, con una amplia experiencia (pasó por los fogones de Carme Ruscalleda e incluso llegó a supervisar la cocina del Sant Pau de Tokio) y todo este bagaje se nota en la delicadeza y la originalidad de algunas de sus propuestas.

Steak tartar con helado de wasabi

Comenzamos con un Steak tartar con helado de wasabi (¿soy yo o se está poniendo de moda? Cada vez lo veo en más sitios) que solo se puede describir como exquisito, en el que el wasabi adopta una delicadeza altamente adictiva. El hecho de presentarlo en formato de helado le da un puntito diferente.

Lomo de salmón ahumado con blinis y salsa de rábanos

Continuamos con un Lomo de salmón ahumado casero con blinis y salsa de rábanos, tan suave que prácticamente parecía cremoso, se deshacía en la boca (y muy rápidamente, claro). Después pasamos a un plato muy cañí, unos Chipirones a la andaluza tan clásicos como sabrosos.

Merluza rellena de pan con tomate

Si un plato nos sorprendió, fuera de carta y elegido por la sabia recomendación de nuestro camarero, fue la Merluza rellena de pan con tomate, sencillamente espectacular comprobar cuánto puede dar de sí un pescado que, en principio, no destaca precisamente por su sabor y cómo esa mezcla tan peculiar da un resultado buenísimo. Con esta idea tengo que animarme a hacer algo en casa.

Canelón de pularda rostida con bechamel de foie

Lo contrario nos pasó con el Canelón de pularda rostida con bechamel de foie que, estando muy rico, no me llamó mucho la atención, quizá también influyó la comparación con lo que acabábamos de comer y lo que todavía faltaba…

Callos Cañete

Y es que llegamos al plato estrella, los Callos Cañete. Nuestro camarero ya nos había dicho que nos iban a sorprender porque nunca los habíamos comido así, que nos olvidásemos de cualquier idea que tuviésemos. Y no le faltaba razón: unos callos hervidos y rebozados con panko, acompañados con un huevo al que se le extrae yema y se le inyecta sofrito… Impresionante el aroma que desprende al romper la yema y el resultado final, como no podía ser de otro modo, nos encantó. Si visitáis el Bar Cañete, no os vayáis sin probarlos.

Regamos la comida con una botella de verdejo Quintaluna y, para el último plato, nuestro camarrero nos recomendó un Llebre que me encantó.

Postres en el Bar Cañete

Por último, merecen especial mención los postres. Y aunque en mi recuerdo el Babá al ron quizá era más jugoso, finalizar una comida con un Milhojas de crema o, sobre todo, con un Cheesecake de mató con pera puede ser una muy buena opción.

9 comentarios en “Bar Cañete

  1. Muy curiosos esos callos 😉

  2. Ainch, tendré que llevar a J 😉

  3. blogsoyelchef

    Este verano el trabajo me llevará a Barcelona, y sin duda este local acaba de entrar en mayúsculas en la lista de visitas obligatorias. ¡Gracias, Alberto, por tus recomendaciones!

  4. Posiblemente este año pase por Barcelona,y si puedo no me perderé visitar Bar Cañete, pues me has dejado impresionada con estos ricos manjares.
    Un beso

    • ¡Me alegro! Me parece que es un sitio bastante curioso que igual no tiene tanta fama como otros, pero sin duda merece una visita. Por cierto, ¿cuál es tu blog? Me temo que se guardó la dirección completa y me gustaría echarle un vistazo. ¡Gracias por tu visita!

  5. […] mi visita al Bar Cañete andaba con esta receta dándome vueltas en la […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s