Bodega Eduardo (El Perdigón)

El Perdigón es un pequeño municipio de la provincia de Zamora que, muy problablemente, bate todos los récords de España de consumo de carne a la brasa por habitante.

Y es que, si por algo es conocido El Perdigón (y ahora vendrá algún historiador a decirme que por las tablas góticas que se conservan en su iglesia) es por sus bodegas, reconvertidas hoy en restaurantes especializados en la carne a la brasa. Así, tiene el encanto de bajar a unos espacios realmente pintorescos donde disfrutar de la comida de pueblo de toda la vida (al menos en la zona de Salamanca y Zamora), la carne a la brasa, basándose en dos puntos cardinales: buen producto y la elaboración en parrillas alimentadas con leña. Como puedes imaginar, el resultado son unos platos contundentes pero deliciosos, para comer con los dedos, sin remilgos, y disfrutar.

Eduardo, El Perdigón (Zamora)

Probablemente esto sea lo más parecido al descenso a los infiernos para un vegetariano…

Ubicadas a unos 12 metros de profundidad, las bodegas excavadas en la tierra eran, por su temperatura y humedad, el lugar idóneo para la elaboración del vino de una zona a la que incluso la proliferación de bodegas llega a dar nombre: Tierra del Vino.

Más claro, agua

Más claro, agua

A día de hoy, en El Perdigón la mayoría de sus bodegas se han reconvertido en bares, restaurantes y mesones, conservando la estructura tradicional de la bodega, lo que incluye unas empinadas escaleras que, gracias a la copiosa cena y el correspondiente vino, son generalmente más fáciles de bajar que de subir.

bodegas

Los restaurantes mantienen la estructura original de las bodegas

Dentro, se puede disfrutar sobre todo de carne a la brasa (nosotros pedimos además una ensalada, por aquello de disimular) que está espectacular. En nuestro caso visitamos la Bodega Eduardo, pero puedes elegir entre las muchas que hay. Elegimos Eduardo porque Fátima, que era nuestra guía en esta visita, aseguraba que era la mejor. No he probado las demás, pero estoy seguro de que no le falta razón. Comimos unas raciones acompañadas, como no, del tinto de la casa, servido en las tradicionales jarras de barro. Y de la comida, dan buena cuenta las fotos que puedes ver en esta entrada.

vino

Vino de la casa

morcilla

Morcilla zamorana con un ligero toque picante

costilla

Costilla a la brasa

Chorizo

El chorizo a la brasa, una de las especialidades más características de la Bodega Eduardo, según nos dijeron

chuletitas

Y las chuletitas de cordero, deliciosas

Una cena como ésta se convierte en una de ésas que recuerdas muchos años. No solo por la comida, que estaba bien rica, sino también por la compañía y el momento; disfrutamos de una buena charla y muchas risas, propiciadas por el ambiente, distendido y jovial, que se respira en la bodega.

ilustraciones

Ilustraciones naífs que nos recuerdan la historia del espacio

antigua bodega en El Perdigón

La bodega mantiene la antigua estructura

No nos fuimos de la Bodega Eduardo sin antes visitar algunas de las zonas que estaban cerradas ese día y que muy amablemente nos enseñaron. Una estupenda forma de acabar una cena en un sitio muy auténtico y donde a día de hoy puedes todavía imaginar las caras y voces de las pandillas de amigos que alegraron esos oscuros pasadizos con sus risas a lo largo de los años, al calor de la carne a la brasa y el tinto zamorano.

4 comentarios en “Bodega Eduardo (El Perdigón)

  1. Yo esa en concreto no la conozco, pero conozco aguna otra de la zona y son un espectaculo.

  2. Sigue exactamente igual que hace… ‘la intemerata’ de años… 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s