El Alquimista

En una de las esquinas de la plaza de San Cristóbal de Salamanca, como escondido del tumulto de estudiantes recién llegados y turistas de réflex y bocadillo, El Alquimista cocina su magia.

Este restaurante llevaba en mi lista prácticamente desde que abrió, hace años, pero por unos motivos o por otros no había conseguido ir hasta ahora. Así que el sábado pasado, cuando nos llamaron unos amigos para ver si hacíamos algo, a mí se me encendió la bombilla. Como surgen los mejores planes, por pura improvisación, probé a llamar para ver si podía reservar en El Alquimista. Bingo, por fin era posible.

“Cuando quieres algo, todo el universo conspira para que realices tu deseo”, dice la famosa cita del libro de Paulo Coelho del que probablemente surgió la inspiración para el nombre de este restaurante, ya que al abrir su puerta, es una cita de este autor la que nos recibe. La verdad es que pienso en el cúmulo de casualidades de esa noche, como encontrarme a la salida del restaurante precisamente con la persona con la que había estado hablando de este restaurante el mismo viernes, y no dejo de pensar que algo de razón tiene la frase.

Restaurante El Alquimista

Decoración moderna para un ambiente amplio que invita a relajarse

El Alquimista se sale de la tónica de los restaurantes salmantinos. De entrada, se nota en la decoración: moderna, elegante, donde las mesas juegan a una especie de laberinto que otorga prácticamente a cada mesa la suficiente privacidad para disfrutar a tu aire de la comida. Pero, por supuesto, se nota en la cocina.

crema de pescado

Crema de pescado

La cocina de El Alquimista supura vanguardia por los cuatro costados pero, en ese ámbito que tanto me gusta a mí, desde un profundo respeto a la tradición, a la cocina de mercado y a la calidad de la materia prima (casualmente, creo que compran la carne en mi puesto preferido del Mercado Central, otra casualidad).

Ensalada crujiente de queso de cabra, manzana Granny Smith, vinagreta de miel y mostaza

Ensalada crujiente de queso de cabra, manzana Granny Smith, vinagreta de miel y mostaza

Sus platos (algunos de los cuales podéis ver en las fotos que ilustran esta entrada) reflejan no solo un cuidado por el detalle, sino también un extraordinario gusto a la hora de combinar sabores y texturas, con un punto que sin duda convierte a El Alquimista en una de las referencias gastronómicas de Salamanca, todo ello a un precio bastante asequible.

Raviolis de buey de mar con curry de espinacas, hierbas aromáticas y polvo de cacahuete

Raviolis de buey de mar con curry de espinacas, hierbas aromáticas y polvo de cacahuete

Además hay que destacar el servicio, esmerado y detallista, con una corrección encantadora pero sin llegar a abrumar en ningún momento. Fue algo que comentamos al salir, de hecho, cómo todos sentimos que el que habíamos recibido en El Alquimista es el trato perfecto: pendiente y detallista pero sin agobiar, estando siempre donde se tiene que estar pero dejando el suficiente espacio para estar a gusto; lo cierto es que los cuatro que estuvimos disfrutando de esta cena nos sentimos como en casa.

Nuestro hummus de garbanzos Pedrosillanos con vinagreta de tomate y cebolleta

Nuestro hummus de garbanzos Pedrosillanos con vinagreta de tomate y cebolleta

Tanto es así que, a pesar de que siempre procuro tener cuidado en este sentido, en esta ocasión se nos fue el santo al cielo y cuando quisimos darnos cuenta nos habíamos tirado casi tres horas a la mesa. Considero de muy mal gusto ser ese cliente tardón que extiende la sobremesa mucho más allá de lo que la educación obliga, pero esta vez me encontraba tan a gusto que caí, sin querer, en este vicio, sencillamente de lo a gusto que estaba se me pasó el tiempo volando.

Tartar de salmón marinado con cítricos, huevo, vino tinto y chorizo

Tartar de salmón marinado con cítricos, huevo, vino tinto y chorizo

En cuanto a los platos, me cuesta decantarme por alguno. La carne estaba estupenda, pero el pescado me encandiló, de hecho, hay un bacalao en la carta que me quedé con muchísimas ganas de probar, así que imagino que habrá que volver…

Rape asado con espuma de ajo, miel y nuestra tortilla de patata

Rape asado con espuma de ajo, miel y nuestra tortilla de patata

Acompañamos la cena con una botella de Pittacum, de la Denominación de Origen de Bierzo, siguiendo el consejo de mi amigo Juanma, que nos comentó que la cosecha de 2008 de la región del Bierzo le parecía realmente buena. Y no le faltaba razón.

Solomillo de ternera charra con mantequilla de trufa y pressé de patata

Solomillo de ternera charra con mantequilla de trufa y pressé de patata

Solomillo de ternera charra con mantequilla de trufa y pressé de patata

Y ojito cómo estaba la carne… ¡Deliciosa!

La cena nos costó unos 30€ por persona (entrante, plato y postre, además del vino), un precio que no está nada mal, sobre todo para su estupenda calidad y el esmerado servicio. Cuentan además con un menú de degustación por 36€ y de lunes a viernes puedes disfrutar de un menú diario a tan solo 16,50€.

Manitas crujientes y melosas con langostino tigre y vinagreta de lenteja de La Armuña

Manitas crujientes y melosas con langostino tigre y vinagreta de lenteja de La Armuña

Magret de pato con espárragos verdes y un toque de maíz con kikos

Magret de pato con espárragos verdes y un toque de maíz con kikos

Y atención a los dulces, un cremoso de chocolate con crema de castañas exquisito, una tarta de manzana que me encantó y un flan de limón que era toda una explosión ácida en la boca. Nos gustaron mucho y me parecieron de nota.

Cremoso de chocolate al Brandy con crema de castañas

Cremoso de chocolate al Brandy con crema de castañas

Tarta de manzana al momento con crema doble a la vainilla

Tarta de manzana al momento con crema doble a la vainilla

Flan de limón con cremoso de chocolate blanco y praliné de rosquillas de Ledesma

Flan de limón con cremoso de chocolate blanco y praliné de rosquillas de Ledesma

En definitiva, un sitio muy recomendable para disfrutar de una experiencia mágica con una sabia mezcla de tradición, vanguardia y un esmerado servicio a un precio más que razonable. Volveremos a dejarnos seducir por la química de El Alquimista, no me cabe duda.

11 comentarios en “El Alquimista

  1. Juanma es un sabio 😉 Le debo una visita porque estuve hace años y quiere regresar con J. Habrá que pedir un par de esos Bierzos, ¿no? ¡¡Besacos!!

    • Además de sabio, Juanma hace un vino de bodega casera muy, muy rico 😉 Si regresáis y no os importa tener compañía, avisad, que yo me quedé con ganas de probar muchos platos… 😉
      Beostes

  2. Hola Alberto,despues de unos meses sin apenas mirar el correo,solo de refilon, vuelvo a disfrutar de
    tu blog,y espero ponerme al dia con ellós(deberes me pongo).
    la semana que viene dejo mi querido Bilbao y despues de una breve visita a mi pueblo zamorano,para
    saludar a la familia y llenar un garrafon del vino que hace un familiar en mi bodega,seguire camino a mi
    casa en un pueblo de Salamanca.
    Dicho esto, al grano,que yó tambien ,sobre todo cuando voy al vivero de
    flores y plantas,me paso por el mercado de abastos,y si me recomiendas ese puesto de carne podia
    probar en él.
    Sin más un abrazo
    Lem

    • Es el puesto de Rivas, no tiene pérdida, se ve bien. Me encanta el productos en general y tiene embutidos de la sierra que están de escándalo. Si lo pruebas, espero que te guste. ¡Buen viaje!

  3. Qué alucine de cena; qué platos más ricos y bien presentados; lo apuntamos en la agenda!
    No me extraña la sobremesa… después de haber encontrado la piedra filosofal…

    • Un sitio muy recomendable, además el ambiente propicia esa larga sobremesa. Y el servicio, de sobresaliente. Disfrutamos mucho con la forma en que transformaron el plomo en oro 😉
      ¡Gracias por pasarte!

  4. […] la cena en El Alquimista de la semana pasada, me quedé con ganas de probar a hacer un […]

  5. Uy, no sé… ¿Cenar juntos? Ya sabes que cuando vamos a Salamanca somos muy independientes y no nos gusta NADA quedar con vosotros… Jajajajajaja XD

  6. […] una experiencia gastronómica? Pues por tres hechos, para mí, significativos: mi primera visita a El Alquimista, la apertura de iPan iVino en la calle Felipe Espino (convirtiéndola en el epicentro […]

  7. […] sin duda uno de los mejores restaurantes de Salamanca y que, como se puede comprobar en la entrada que le dediqué, personalmente me encanta. Buen producto, imaginación en la cocina, ambiente moderno y un […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s