Salsa romesco

Me encanta esta salsa por su adaptabilidad: te vale igual para una carne que para un pescado, para un marisco, arroz, verduras… Y el sabor es excepcional.

Además, es muy fácil de hacer y te aguanta fácilmente en el frigorífico un par de días. Con poco esfuerzo, puedes conseguir que un plato sencillo (un filete, sin ir más lejos) adquiera un punto interesante y un sabor mucho más rico.

Ingredientes

2 tomates maduros.

2 ñoras.

1 cabeza de ajo.

Pan tostado.

1 cucharada sopera de chile de Gourmet Garden.

1 puñado de almendras.

150 ml. de aceite de oliva.

Un chorrito de vinagre de jerez.

Sal.

Para preparar nuestra salsa romesco debemos tener en remojo las ñoras durante al menos un par de horas antes de preparar la salsa. Después, limpiaremos las pepitas y dejaremos en la batidora la carne y la piel.

También debemos asar los tomates y el ajo, pero esto, con la ayuda del microondas, es muy fácil: hacemos un corte alrededor del tomate y cortamos la parte superior del ajo, los dejamos en el microondas unos 3-4 minutos (los tomates) y 2 minutos (el ajo) y estarán listos. Pelamos los tomates y los ajos (los dientes salen prácticamente solos) y los incorporamos a la batidora.

Pasamos las almendras un par de minutos por una sartén sin aceite, hasta que cojan un poco de color. La añadimos a la batidora junto con una rebanada de pan tostado, una pizca de sal, aceite y vinagre. Batimos bien, incorporamos el chile y volvemos a batir. Reservamos la salsa y solo nos queda pensar con qué la vamos a combinar. Aquí van un par de ideas.

Pollo en papillote con salsa romesco

Pollo en papillote con salsa romesco

Secreto ibérico caramelizado con salsa romesco y cherries confitados

Secreto ibérico caramelizado con salsa romesco y cherries confitados

arroz con romesco

Arroz con verduras y salsa romesco

Pasta con pimiento rojo, anchoas y salsa romesco

Pasta con pimiento rojo, anchoas y salsa romesco, un plato rápido, rico y sin complicaciones

2 comentarios en “Salsa romesco

  1. Descubrí esta salsa hace mil años cuando curré en L’Escala. Desde entonces me parece un acompañante maravilloso (si es para unos calçots, ni te cuento). Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s