Homo homini lupus

Qué deliciosa sensación la de aproximarse a una serie sin información previa sobre ella y descubrir una auténtica joya. Por fin, tras mucha espera, esta semana pude ver el piloto de ‘Boss’. Espléndido.

Pocas series me han transmitido tan buenas sensaciones con tan solo sesenta minuto como la nueva producción de Starz que, con bastante buen olfato, ya ha confirmado que la creación de Farhad Safinia tendrá, como mínimo, una segunda temporada.

El planteamiento de ‘Boss’ comienza a bocajarro: al carismático alcalde de Chicago, Tom Kane (Kelsey Grammer), le diagnostican una enfermedad neurodegenerativa. Y aquí ya nos olemos algo sobre el personaje que, antes de preocuparse por su peor consecuencia, la muerte, su principal temor es otro bien distinto. “No puedo tener temblores” le dice a una bendita doctora en una consulta muy peculiar, el antiguo matadero de la ciudad. Después, a solas, entonces sí, se derrumba.

Sin desemerecer el brillante trabajo de Gus Van Sant en la dirección de este primer episodio, en Kelsey Grammer descansa gran parte, si no todo, del peso del piloto y, probablemente, de la serie. Un espectacular trabajo que desde el primer momento nos hace olvidar al personaje que le dio fama, ese simpático psiquiatra cuyas manías seguíamos a caracajada limpia en ‘Fraisier’. Nada que ver con el Tom Kane de ‘Boss’, un auténtico lobo que no duda en soltar zarpazos a enemigos y amigos a la menor ocasión, aportando con ello a la serie escenas dignas de la mejor obra de teatro.

Pero podríamos hablar en ‘Boss’ de otro personaje, uno oculto y, quizá, puede que más interesante. No me refiero a la esposa fría (Connie Nielsen), con la que se adivina algún pacto de convivencia para el beneficio mutuo, ni a la hija del alcalde (Hannah Ware), única familia del protagonista si es que se puede utilizar esta palabra, ya que en su caso se define por la ausencia de vínculos y la desconexión de Kane de las dos mujeres de su vida (que hayamos visto, se entiende).

Ese otro protagonista es el propio sistema político: los ayudantes, consejeros, concejales, aspirantes a senador… Toda una jauría humana cuya ferocidad solo es comparable con su ambición. Y, detrás de todos ellos, como libro de cabecera de los guionistas, el famoso ‘Leviatán’ de Thomas Hobbes, algunas de cuyas ideas aparecen reflejadas directamente en la serie. Otras, como aquel famoso principio de ‘Homo hominis lupus’ (el hombre es un lobo para el hombre) se transmiten poco a poco al espectador con un brillante desarrollo.

Por todo ello, me permito aventurarme a una precipitada conclusión: nos encontramos, probablemente, ante la serie del año. Claro que lo que hemos podido ver es solo un adelanto pero, si la serie se mantiene en este nivel, sin duda nos encontramos ante una nueva obra de arte, otra más para sumas a una lista que, por suerte, cada vez, va siendo un poquito más larga.

A mí, de momento, ‘Boss’ ya me tienen atrapado entre sus garras.

2 comentarios en “Homo homini lupus

  1. Uhmm…qué buena pinta…
    Ya quería ver yo al doctor Frasier de nuevo 😀 Ya sé, nada que ver pero…ternura por Kelsey Grammer!

  2. […] lupus solitarius . Vitiligo Lupus ¿Qué es? Tratamientos, síntomas, etc. | Tributo a … . Homo homini lupus « MuchaVida . HOMO HOMINI LUPUS var […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s