Angustia

Hoy es domingo. El día en que descansamos. El día en que cargamos nuestras pilas para aguantar toda la semana. Yo no puedo.

Lo intento, pero no puedo. En estas tarde de bochorno y tiempo libre, intento concentrarme en cosas positivas, en pasármelo bien, en olvidarme de mis problemas y preocupaciones.

Pero no lo consigo.

Tengo como una especie de nudo en el estómago, como un agujero negro que me absorbe y me anula. Intento evitarlo, pasarlo de largo, pero no hay manera; me atrae y me conduce a las profundidades de la angustia.

También he probado a ignorarlo, pretender que no está ahí, hacerme creer que, en realidad, puedo ignorarlo. Tampoco funciona.

Y recuerdo, una vez más (y este año las he recordado en muchas ocasiones, más quizá de las que me gustaría) aquellas rotundas palabras de Roy Batty, el ser no humano más humano que jamás existió.

¿Es toda una experiencia vivir con miedo, verdad?
Eso es lo que significa ser esclavo.

6 comentarios en “Angustia

  1. Alberto… los domingos son muy agrios a veces, ¿verdad? de pronto te he imaginado tumbado en el sofá en posición fetal con una tele encendida a la que no haces caso.

    Espero que todo vaya bien.

    (quizá te entretenga el canal 24h, guerra civil)

    un abrazo

    • Lo que menos necesito ahora mismo es una guerra, especialmente si es (in)civil.
      Yo soy más de quedarme mirando por la ventana, pensativo.
      Por lo demás, tranquilo, los típicos agobios de un treintañero con poca estabilidad en su vida.
      El signo de los tiempos, vaya.
      Al menos, dentro de muchos años podremos presumir de ser supervivientes natos 😉
      Un abrazo

  2. Esto es culpa,o de los vecinos, o de los albañiles

    • ¡Ja, ja, ja!
      No, en esta ocasión es solo culpa mía, que soy un agonías y hay veces que soy completamente incapaz de ver la botella de otro modo que no sea… Completamente vacía 😉
      Son rachas, pero me apetecía contarlo.

  3. …Y aun así, Roy Batty, con todo, tenía esperanza, mucha. No dejaba de pensar en que todo podía ir mejor…en la posibilidad de trascender esos momentos y desafiar su naturaleza caduca…apostaba en contra de su propia naturaleza.

    Buenísima referencia, te la devuelvo…

    ED!!

    • Claro, pero es que él había visto cosas que vosotros no creeríais…
      Y, además, era Rutger Hauer 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s