No soy español, español, español

De repente, he descubierto un terrible secreto sobre mí mismo que hasta yo ignoraba. Es un poco difícil de explicar y más aun de asumir.

Me gusta el fútbol, pero mi vida no gira en torno a lo que haga mi equipo. Y, aunque me gusta seguir sus hazañas y derrotas, no suelo tomarme la molestia de ver todos sus partidos. A veces, ni siquiera veo los importantes.

Cuando compro un aparato, leo las instrucciones antes de manipularlo.

Hay muchos temas de los que no sé absolutamente nada y además del resto de temas hay un montón de gente que sabe mucho más que yo.

Me gusta ver a una mujer bonita por la calle, pero no me pongo a hacerle un escáner. Tampoco intento ligar con cada chica guapa que me encuentro.

Me encanta que artistas y deportistas españoles destaquen sobre sus compañeros de otros países, pero no tengo ningún reparo en reconocer los éxitos de los profesionales de otros países. No creo que la nacionalidad de un profesional lo convierta en uno mejor, y nunca he entendido que se deba seguir o apoyar a un profesional frente a otro por la mera razón de compartir con él el país de origen.

Creo en el trabajo duro y en la constancia. Creo que la responsabilidad de cumplir correctamente con tu deber está por encima de cualquier horario.

Creo que en otros países se vive mucho mejor que en España.

No creo en la política como en una competición, en la que lo que importa es que ganen los míos y pierdan los otros. Me gusta señalar los errores y aciertos de unos y otros.

Poca gente entiende mi humor y, por supuesto, la mayoría de las veces no entiendo el humor de los otros.

Suelo caer en todas las bromas y tardo mucho en darme cuenta de que me están tomando el pelo. En parte por inocencia y en parte porque, por muy extraño que sea lo que me digan, mi primer pensamiento nunca es que me están mintiendo sino que si me lo dicen, será verdad.

La mayor parte del flamenco que he escuchado no me ha dicho nada. De hecho, me aburre.

No soy un conquistador, ni un seductor. No soy un rompecorazones ni presumo de ello.

Disfruté viendo cómo España se proclamaba campeona del mundo, pero esa hazaña no entra dentro de los 100 mejores momentos de mi vida. Ni de lejos.

Todas estas reflexiones me han llevado a descubrir mi más oscuro secreto: a pesar de lo que dice mi documentación, no soy español. No puedo serlo, con todas estas características.

Lo cual es una desgracia y además propone un interesante misterio.

¿Cuál es mi nacionalidad?

2 comentarios en “No soy español, español, español

  1. Ciudadano del mundo! como muchos de los sensatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s