Promesas

Leo en ‘Cómo robar un furgón blindado’ (Iain Levison, 2011):

“En cuestión de una década la ciudad se había reducido a la mitad y la mayoría de edificios del centro eran cascarones vacíos, circunstancia que dio la oportunidad de hacer algunas promesas llenas de sandeces sobre la ‘revitalización’ del centro de Wilton a los políticos que deseaban un trabajo. Por supuesto, esas promesas nunca llegaban a nada, porque nadie deseaba invertir en una ciudad minera medio muerta cuyos días de gloria habían quedado atrás ya hacía mucho tiempo y cuya base tributaria estaba compuesta principalmente por beneficiarios de la seguridad social. Sin embargo, los ciudadanos se las tragaban una y otra vez, porque la negación de su propia desesperanza era el único vínculo que le quedaba a la comunidad”.

4 comentarios en “Promesas

  1. ¿¿?? no sé yo…¿ no une más esperar a Godot?

    • “Te lo explicaré; cuando era más joven pasaba menos miedo esperando a la revolución que esperando a Godot”
      Woody Allen 😉

  2. Ian Levison narra en su novela “Cómo robar un furgón blindado” la carrera delictiva en tres actos de unos perfectos Don nadie: Kevin, Doug y Mitch.

    Con la América profunda como telón de fondo, y salpicada de finas gotas de humor negro, la obra se hace amena y gustará a treintañeros con capacidad de autocrítica. Precisamente ellos, los treintañeros a los que la sociedad les exige rendir cuentas y demostrar con parámetros medibles el éxito alcanzado hasta la fecha, no saldrán indemnes a su lectura.

    La facilidad pasmosa con la que alguno de ellos puede llegar a verse reflejado en sus páginas, quizás pueda molestar a los más sensibles.
    Los más rebeldes, en cambio, disfrutarán del corte de mangas que los protagonistas le hacen a sus miserables vidas, al intentar encontrar
    un atajo en el camino hacia el éxito.

    Sumérgase en la historia de tres fumetas sin oficio ni beneficio que, arrastrados a la edad adulta, deciden embarcarse en una rocambolesca carrera delictiva para llegar a la cumbre o caer definitivamente en el lodo.

    No hay lugar para las medias tintas… Ian Levison conduce al éxito o a la ruína definitiva a los protagonistas de su novela

    Atrévase a descubrir dónde acaban estos tres pirados contemporáneos.

    Gonzalo Murillo
    gonzalomuri@gmail.com

    • Un libro muy divertido, y con un mensaje, cuando menos, peculiar.
      Gracias por tu aportación, Gonzalo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s