Que me insulten

Hoy he sufrido la rabia de algunos de los componentes de la acampada de Salamanca.

Yo estaba ahí cumpliendo con mi responsabilidad, ellos pensaron que yo pertenecía a algo a lo que no pertenezco. Me insultaron, me gritaron e intentaron sacarme los colores.

Yo los he apoyado, los he defendido siempre que he tenido ocasión. No creo que merezca esos ataques, aunque quizá sí. Al fin y al cabo, todos somos un poco responsables de lo que ha pasado. Por ignorar algunas cosas durante mucho tiempo, por no indignarnos antes.

Lo curioso del hecho es que, según pasaba en frente de ellos, y aunque intentaba hacer oídos sordos y mantener el aplomo, confieso que, muy en el fondo, me sentí orgulloso.

Muy en el fondo, agradecí que se metieran conmigo.

No soy masoquista, no me entendáis mal. Mucha gente me ha pasado por encima durante muchos años. Al menos, ellos no lo hacían por un interés propio y egoísta.

Así que hoy, después de haber tenido que pasar delante de un grupo de personas a las que siempre he defendido y sin embargo me han atacado, estoy más convencido que nunca de seguir pensando igual.

Que me ataquen, si eso sirve para llamar la atención sobre unas peticiones necesarias. Que me insulten, si eso ayuda a darle visibilidad a una reivindicación justa.

No me importa, tenéis mi bendición.

Eso sí, y en esto soy irreductible, no os consiento, bajo ningún pretexto, que os detengáis en vuestras exigencias.

No paréis, por lo que más queráis, NO PARÉIS.

11 comentarios en “Que me insulten

  1. Con 2 coj****… : )

    • Gracias, guapa. Me tocó salir solo y de un sitio y creo que la genté pensó que trabajaba en un banco (yo!). Pero como digo, no me importa si sirve para algo. 😉

  2. Estaban indignándose y se han pensado que eras del enemigo, jo jo, ánimo, ¡que son gajes del oficio!

  3. Hola, Alberto. Tu experiencia me recuerda un proverbio que se usa mucho en Colombia, y no sé si lo usen allá tal cual, o tengan una variante: “El que llega de redentor, sale crucificado”.

  4. Puede que tengas cara de banquero, pero todos sabemos que tienes corazón revelde.
    Eres un fenómeno!

    • Muchas gracias, campeón. Me gustaría creerlo pero sobre todo en días como hoy lo dudo bastante.
      Mañana, más

  5. Madre mía, Alberto. A veces las formas hacen difícil respetar el contenido

    • Sin duda. Y es una de las primeras críticas que yo, personalmente, le hago a todo esto. Pero también es verdad que, puesto a que me falten el respeto, prefiero que me lo falte esta gente que los políticos de turno.

  6. tenías que haberles tirado esos billetes que sacaste del banco…
    ahora bien…si atacan a un “banquero”….de dónde sacan ellos el dinero?
    ardo en deseos de que me cuentes qué ha sucedido 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s