If I Should Lose You

Estoy enganchado a ‘The Killing’, el nuevo éxito de la cada día más interesante AMC. Esta semana se emitió el noveno episodio de la serie, “Undertow”, y me encantó.

Parece que a mucha gente no le gustó y que para esta gente la serie está empezando a entrar en una deriva. Supongo que soy un bicho raro. A mí cada vez me gusta más. Porque combina el entretenimiento que supone seguir el desarrollo de un misterio con lo mucho que me hace reflexionar.

Veo ‘The Killing’ y pienso en cosas que supongo que todos pensamos alguna vez: lo rara que puede ser la vida, la sensación de irrealidad que acompaña a cada tragedia… Son pensamientos profundos, y me sumerjo en ellos tras cada episodio. Sobre todo con escenas tan buenas como la que hemos podido ver en este episodio.

Me gusta la escena por muchos motivos. Para empezar, su ejecución técnica: el juego de planos, los movimientos de cámara… Me sumergen en ese bar, en esa conversación, en ese estado de ánimo.El diálogo me encanta, no sobra ni falta una sola palabra. La actuación de los protagonistas es sensacional. La imagen final es fantástica. Un personaje que al principio parecía tener tan poca chicha como Darren Richmond se está convirtiendo en uno de mis favoritos, con todas sus luces y sombras.

Y, claro, si la escena está ambientada con una canción tan increíblemente desgarradora como el “If I Should Lose You” de Nina Simone, qué más se puede pedir.

Sobre todo me gusta porque esta escena en concreto me trasladó a uno de esos pensamientos de los que hablaba antes, y que se puede resumir en una pregunta: ¿Qué dejaré aquí cuando ya no esté? Qué quedará de mí en la gente que me rodea, qué ideas inspiraré, que sentimientos provocaré… Es algo que merece la pena pensar.

Flota en toda la escena un sentimiento de pérdida que no creo haber visto mejor reflejado en ninguna serie hasta el momento. Es un sentimiento que se mueve como empujado por corrientes invisibles por toda la serie, por todos sus personajes. Todos lamentan algo que no tienen, algo que han perdido.

Y es que, más allá del misterio que propone, cada día estoy más convencido de que precisamente eso, el cambio que en nosotros mismos produce una pérdida, es el núcleo central de esta serie.

Un sentimiento cercano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s