Inexplicable

Me estoy terminando el libro ‘El Tercer Reich’ de Roberto Bolaño. Lo curioso del tema es que, a falta de menos de cincuenta páginas, todavía no sé si el libro me gusta o no.

Es algo curioso, que hasta ahora sólo me ha sucedido con la obra de Bolaño. El caso es que cada vez que comienzo un nuevo libro suyo (y este año van dos: el ya mencionado ‘El Tercer Reich‘ y la recopilación de cuentos del autor chileno) siempre siguo el mismo proceso: comienzo con muchas ganas, que voy perdiendo a medida que empiezo a leer. Un bajón que sufro porque, en el fondo, no me gusta la forma de escribir de Roberto Bolaño. Me encanta su manera de narrar, pero no cómo lo escribe. Extraño, ¿verdad?

Roberto Bolaño, la literatura inexplicable

En cualquier caso, tras esa reticencia, tras obligarme a mí mismo a seguir leyendo, a escalar página por página el libro, llega un momento en que no puedo dejar de leer. Y cuando llega este momento, no sé el porqué, mi desgana se convierte en un frenesí lector y lo que antes era una ardua montaña se transforma en una veloz carrera hacia las últimas páginas.

No contento con esto, cuando estoy al filo de las cincuenta páginas para terminar el libro, vuelvo a sufrir ese primer desánimo. Finalmente, acabo la historia y, por un lado, tengo la sensación de haber perdido el tiempo pero, a la vez, estoy convencido de que el libro es sencillamente genial, de esos que te hablan a ti, pero también de ti.

Por eso, no entiendo muy bien qué es lo que me pasa con los textos de Roberto Bolaño. Quizás es algo inexplicable, como algunos personajes y situaciones de sus obras.

O quizás, simplemente, es que soy muy raro.

2 comentarios en “Inexplicable

  1. Manuel Ruiz

    Lo mismo me pasó con Doctor Zhivago, de Pasternak, y Abbadón el Exterminador de Ernesto Sabato, y de alguna manera, con La Isla del día de antes, y La misteriosa llama de la Reina Loana, de Eco.

    • Perdón por no haber contestado antes, Manuel, he tenido unos días bastante ajetreados. Sí que es cierto que hay algunos libros, en este sentido, curiosos. En mi caso, la palma se la lleva del “Don Juan” de Torrente Ballester: un libro que he empezado muchas veces, que siempre me ha enganchado pero que, inexplicablemente, nunca he llegado a terminar por unos u otros motivos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s