Tres tipos que me caen bien

No nos hagamos ilusiones. Por muy majos que parezcan en las pantallas de cine o en nuestros televisores, eso no quiere decir que, en la vida real, los actores y cantantes tengan que ser así de simpáticos. Lo cual no evita que tengamos esa sensación.

A mí esto me pasa continuamente, quizás porque, para bien o para mal, me lo creo (casi) todo. Pero a raíz de un vídeo que vi hace poco en YouTube, pensé en tres de ellos.

Y es que hace poco vi el videoclip que ha grabado Berto Romero, ese “hit” en potencia de Berto & The Border Boys, Me he puesto tetas. Berto siempre me ha parecido uno los personajes televisivos que, de entrada, te caen bien. Y encima es un buen humorista: ácido, irónico y sin ningún tipo de vergüenza, propia o ajena. Hace poco pude disfrutar en Barcelona del fin de gira de su espectáculo, “La Apoteosis Necia”. Y el resultado, como era de esperar, fue apoteósico.

La canción y el vídeo de Berto me recordaron en seguida a uno de mis ‘risavídeos’ favoritos (esos vídeos que uno se pone cuando necesita animarse y que siempre consiguen arrancar una sonrisa como mínimo), el clásico de Saturday Night Live “Dick in a box” con Andy Samberg y Justin Timberlake.

Aquí llegamos a otro tipo que me cae bien, así, porque sí: Justin Timberlake. Reconozco que al principio no me caía bien: demasiada imagen de niñato con los humos subidos y poca capacidad para reírse de sí mismo. No sé si cambió él (y en ese caso, seguro que sus intervenciones en el Saturday Night Live habrán tenido algo que ver) o yo, pero después de ver vídeos como el “Dick in a box”, cambié totalmente de opinión. Que alguien con tantas fans dispuestas a arrojarle su ropa interior desde la primera fila de un concierto atestado de mujeres jóvenes y no tan jóvenes coreando a gritos su nombre sea capaz de reírse de todo ese mundillo, de todo ese juego de los ‘galanes pop’ y, en última instancia, de sí mismo, merece mi más sincero respeto.

Ese Justin Timberlake que te enseña a preparar el regalo especial para tu pareja (“coge una caja, haz un agujero en la caja, etc.”) es un personaje a medio camino entre Flight of the Conchords y Zoolander, si es que esa especie de cruce es posible.

Y aquí aparece Ben Stiller (por no hablar de Will Ferrell, que daría él solito para toda otra entrada), un tipo que, no sé por qué, también me cae genial. Algo más allá de su papel como actor, de su yo público, de ese “personaje” que todo actor, músico o presentador de televisión al fin y al cabo termina por interpretar (y que probablemente difiere de su verdadero yo), me lleva a pensar que es un buen tipo y que si las condiciones fuesen distintas, si por ejemplo se llamase Juan García (¡odio el uso indiscriminado de Juan Español Español!) y viviese en Madrid, quizás no fuésemos amigos, pero sin duda podríamos tomarnos unas cañas juntos y echarnos unas risas.

Y puede, ya lo sé, que todo esto no sea más que una tontería y esté completamente equivocado, pero qué más da.

Al fin y al cabo, veo bastante improbable que Ben, Justin o Berto me vayan a invitar a tomar unas cañas en un futuro cercano. Y lo mejor de los artistas, sobre todo de los cómicos, es que nunca tienes que estar ahí para verlos cuando se comportan tan mal como tus vecinos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s