Ni Física, ni Química

Me he enganchado a una nueva serie, oh, sorpresa. Se trata de una de las últimas apuestas del canal de televisión NBC, la comedia “Community”, que narra las aventuras de un grupo de estudio de español en una universidad estatal estadounidense.

Para empezar, olvida la visión de la universidad americana que nos ha llegado a través del cine y la televisión. “Community” recoge las vivencias de unos alumnos universitarios americanos, sí, pero nada que ver con los Yale, Harvard o cualquier universidad que hayas visto previamente: enormes campus con amplias zonas verdes, profesores maduros y equilibrados, rectores de prestigio y alumnos a cada cual más “cool”.

Probablemente, así sería también “Community” de no estar ambientada en una universidad estatal, ya sabéis, los sitios a los que los alumnos sin beca o padres forrados acaban asistiendo para obtener un título universitario. De hecho, a nadie se le escapa que, bajo las risas que suscita la serie, no quede un poso de crítica al mostrarnos lo que nunca se nos enseña del cacareado sistema educativo americano.

Pero a pesar de ello “Community” es básicamente una comedia, con referentes muy claros. Desde la reconocidísima deuda al cine de adolescentes del tristemente desaparecido John Hughes, (todo el primer episodio es un homenaje a “El Club de los Cinco”) al humor irreverente de la serie de “La Venganza de los Novatos” y similares. Y de la televisión y el mundo friki en general.

community

¿De qué va la serie? Pues narra las aventuras de un disparatado grupo de estudiantes de una universidad estatal: un abogado cuyas prácticas le han devuelto a la universidad para volver a obtener su título (previamente obtenido en la universidad de Columbia, que en inglés puede significar tanto la prestigiosa institución como el país sudamericano…) y de paso aprender algo sobre honestidad; una idealista veinteañera que retoma sus estudios; un ex-jugador de fútbol americano cuya lesión le hizo perder la beca universitaria; una divorciada buscando su sitio en el mundo; un empresario a la búsqueda de su juventud perdida; una prometedora estudiante lastrada por sus problemas de inseguridad y por último, pero no menos importante, el estrambótico hijo de un palestino y una americana. Todos ellos asisten a las clases de español del profesor “Señor Chang”.

La serie ha supuesto la recuperación de un mito de la comedia americana, Chevy Chase. En “Community” interpreta un papel que, por un lado, homenajea a algunas de sus más conocidas interpretaciones y, por otro, construye una inteligente autoparodia. Y es que en ese empresario aparentemente triunfador, estable económicamente pero al que la vida parece que ha dejado atrás, algo debe haber del propio Chase.

community02

Pero sin duda el gran acierto de la serie es el palestino-americano Abed, un estudiante de personalidad extraña, rozando el síndrome de Asperger. Un personaje que puede sorprender tanto por un comentario irrisoriamente naif como por una puntilla absurdamente adulta. Sus comentarios y acciones en medio del surrealismo reinante se convierten a veces en un bucle más de esa espiral delirante mientras que en otras ocasiones son dardos que, por su pragmatismo u objetivismo, resultan todavía más hilarantes.

Y por último, un consejo: quedaos a ver la serie hasta el final. Algo que ya parece haberse convertido en “leitmotiv” de”Community” es incluir algún pequeño sketch en los títulos de crédito de la serie, generalmente protagonizado por Abed y T-Bone. Entre ellos, muy recomendable el rap en “español” que ya se está popularizando a través de YouTube: La Biblioteca. Una muestra más del espíritu crítico que subyace en la serie, pues el español que dominan dos de los personajes principales nos remite a esa leyenda urbana según la cual la mayoría de estudiantes norteamericanos sitúan a España en Ámerica del Sur.

Ahmed y T-Bone rapeando La BibliotecaAunque quizás habría que preguntarles a nuestros estudiantes, más pendientes de la “Física o Química” que de la Física y Química, por la capital de Estados Unidos. A saber qué responderían.

5 comentarios en “Ni Física, ni Química

  1. Manuel Ruiz

    Me dejas con la intriga. Habrá que verla, y aunque no soy muy seguidor de las series (no me gusta perderme capítulos, así que mejor las compro en dvd), esta suena interesante y prometedora. Concuerdo en dos aspectos de tu reseña: La confusión entre Colombia y Columbia (que por supuesto, a los colombianos nos parece odiosa), y el hecho de que confundan o les parezca que sudamericanos e ibéricos somos sacados del mismo costal. Permíteme entonces extenderme en un comentario un tanto virulento…
    No en valde hay cosas como:
    – Llevarse a Antonio Banderas a Hollywood para que eternamente interprete roles de mejicano.
    – Poner a mejicanos con marcado acento de su país, y marcado bigote y facciones de mejicano a hacer el papel de colombianos (con la excepción del colombiano John Leguízamo, que sí tiene cara de mejicano), cuando los tipos son bien distintos (en Colombia el mestizaje fue más rápido, en parte porque aquí se acabó más rápido con la población indígena, y por que se trajo más población negra; además el virreinato de la Nueva Granada era la puerta de entrada al sur, por lo que aquí entraron probablemente más españoles, que a cualquier otra parte de América).
    – Mostrar cualquier pueblo polvoriento de fachadas descascaradas, o un caserío perdido entre la selva mejicana o guatemalteca, como una capital que puede ser México D.F. (la detestable Érase una vez en México de Robert Rodríguez), Bogotá (Peligro Inminente, con Harrison Ford haciendo de Jack Ryan), o Cartagena (Dos Bribones tras la Esmeralda Perdida, o El Romance de la Esmeralda, según la traducción), o incluso Madrid! A propósito de la última película citada, la caribeña y costera Cartagena se convertía en un pueblo de montaña en donde unos mejicanos con poncho (dónde están los mulatos cartageneros?) bailaban una supuesta música caribeña compuesta por un gringo que nada sabe de la música del caribe colombiano, ni del sabor de los tambores africanos, y en el que unas paupérrimas murallas ruinosas pretendían ser las grandes murallas de Cartagena, poderosa construcción levantada durante la colonización española para resistir los asedios de Morgan, Francis Drake y otros corsarios y piratas famosos. En fin… como bien decía una canción del popular grupo de rock chileno de protesta de los ochenta, Los Prisioneros: “Latinoamérica es un Pueblo al Sur de Estados Unidos”.

    Al menos así se percibe, y aunque esa realidad forma parte de nosotros, y aún puede existir tal nivel de pobreza en algunas regiones a lo largo y ancho de sudamérica, no es la única. Somos más, mucho más que eso. Por eso, quisiera ver cómo se pinta el asunto en la serie que citas. Te recomiendo ver este ingenioso comercial colombiano en el que parodiaban la visión del gringo sobre nuestro país. Se llama precisamente “Columbia”:

    • muchavida

      Estoy totalmente de acuerdo contigo, Manuel. Si sirve de algo, no creas que los colombianos sois los únicos “agredidos” en este sentido. El año pasado, si no recuerdo mal, se estrenó una película, “Vantage Point”, que no sólo estaba ambientada en España, sino concretamente, en mi ciudad. Como todos los exteriores se rodaron en México, pues nos encontramos con unos salmantinos que en nada se parecen a la gente de aquí. No contentos con esto, en una escena uno de los personajes se introduce en una casa árabe que parece salida del mismo Marruecos. Y al final uno se queda con la intriga de saber dónde exactamente nos ubicarán los yankis a los españoles (¿Sudamérica? ¿Norte de África?). En fin, un desastre.
      Me recuerda a la anécdota de Lars Von Trier cuando hizo “Dogville”: algunos periodistas americanos se le echaron encima por situar la película en EE.UU. cuando jamás había pisado el país. Cuando se lo recriminaron, al parecer, respondió (más o menos, que mi memoria ya no es lo que era) que, al fin y al cabo, los americanos no tienen ningún remilgo en situar sus películas en lugares que, no sólo no han visitado, sino que ni siquiera conocen.

      Por cierto, el vídeo de Columbia me ha encantado, muy bueno. ; D

      Un abrazo, Manuel y, una vez más, muchas gracias por tu acertado comentario. Así da gusto escribir.

  2. Manuel Ruiz

    A propósito, el video de la biblioteca está para partirse de risa!!!!

    • muchavida

      Por cierto, en la serie hay bastante de esos tópicos, pero desde un punto de vista más bien crítico con ese desconocimiento a otras culturas por parte de Estados Unidos.

  3. Manuel Ruiz

    Sí, ya recuerdo. También ví Vantage Point. A propósito de esa película, la gente en el teatro de cine, no entendía porqué soltaba varias carcajadas en medio de la trama de suspenso… siempre me dio risa ver el mal estado físico de los agentes norteamericanos. No se explica de otro modo el que fueran alcanzados por un obeso y fatigado Forest Whitaker :- )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s