Instrucciones para el correcto almacenamiento de los abrazos

Si no se van a consumir en el momento conviene almacenar los abrazos cuidadosamente doblados en un lugar fresco y seco como un cajón o una alacena ya que si no, como todo el mundo sabe, se arrugan y tienden a secarse.

N. del A.: cuando comencé con el blog nunca me planteé utilizarlo como una vía para publicar mis propios textos. Quizás por pudor, quizás porque al intransigente perfeccionista que vive en un recóndito lugar de mi conciencia le horroriza hacer públicos trabajos que considera de escasa calidad… El caso es que el otro día escribí esto, que no sé muy bien lo que es (¿un microrrelato?, ¿un aforismo?, vaya usted a saber…) y me gustó. No sabía qué hacer con él y como pesó más mi voluntad de darle alas, aquí lo tenéis.

Por supuesto, esta entrada, como todo el blog, se publica bajo una licencia Creative Commons. Si decides distribuirla, gracias.

2 comentarios en “Instrucciones para el correcto almacenamiento de los abrazos

  1. Me gusta tu blog.
    Y tu manera de pensar, ya no tenemos edad para ser tímidos, ya nos arrepentimos de no haber hecho ésto y lo otro…es hora de mandarlo todo a la mierda, agarrar a esa chica por la cintura…y dejar que nos abofetee, ahí está la esencia de la vida, en la sonrisa que le dirigimos con el carrillo de color comunista.

    • Muchas gracias, Nacho. Me alegra que te guste pero sinceramente…, todavía me faltan muchos “cafés”, artista ; )
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s