Las mejores bravas de Barcelona…

…y probablemente de España se encuentran en el Bar Tomás, un local que por fuera no se diferencia de cualquier bar que podamos encontrar en cualquier barrio de cualquier ciudad. Sin embargo, dentro esconde un tesoro muy especial.

“Si Dios fuera patata brava, sería una brava del barcelonés Bar Tomás, el Templo de las Bravas”. No lo digo yo, lo dicen Sergio Fidalgo y Carles Valls en el blog (lasbravasdeltomas.com) que han lanzado para celebrar la publicación del libro “Las bravas del Bar Tomás”. Y es que, sin duda, tienen algo especial. Lo demuestra un bar que no destaca ni por su localización, ni por su decoración, y que, sin embargo, raro es el día que no está repleto. Lo demuestra también el gran número de fieles de esta congregación que cada fin de semana peregrina hasta el Bar Tomás para llevarse su ración de bravas y degustarlas tranquilamente en casa.

Para empezar, la patata es buena. Esto, aunque obvio, es algo fundamental a la hora de poder disfrutar de unas buenas patatas bravas. Y luego está el método de preparación, que, en el caso del Bar Tomás, culmina en unas patatas crujientes por fuera pero cocidas por dentro…, una delicia, vaya.

Las patatas del Tomás antes...

Pero es que luego está la salsa. Y eso sí que es el clímax gustativo. En el Bar Tomás utilizan una combinación de un muy particular alioli con otra salsa ligeramente picante que le da a las patatas el punto ideal. Lo único malo es no contar con algo de pan, porque dejar algo de esta salsa en el plato se convierte en una auténtica tragedia culinaria.

...y las patatas del Tomás un par de minutos después

Como no todo podía ser bueno, dos puntos negativos se pueden señalar de “las bravas del Tomás”. Para empezar,  su fama cada vez más extendida y el hecho de encontrarse cerca de zonas universitarias provoca que a veces encontrar un hueco sea difícil. Y, por otra parte, el precio que, aunque dentro del rango de precios de Barcelona no es que resulte precisamente caro, para los que venimos de “provincias” sí que termina convirtiéndose en un pequeño lujo. Pero de vez en cuando uno debe permitirse ciertos caprichos, sobre todo si éste es una ración de patatas bravas del Bar Tomás.

Si, cual perro de Pávlov, este breve comentario sobre las que probablemente sean unas de las patatas bravas más exquisitas del recorrido tabernario ibérico ha incitado a tus glándulas salivares y te mueres de ganas de probar este manjar, Google Maps te explica cómo llegar.

Ah, y por cierto, para los que estéis en Salamanca, recordad que aquí también hay un par de sitios bastante recomendables, como el Bar Antonio (en Dimas Madariaga), que recientemente ha vuelto a abrir sus puertas, y el Segundo (en la plaza de San Juan Bautista), en el que comencé muchas noches de fiesta durante mi adolescencia. Qué recuerdos. Duraderos, como el sabor de unas buenas patatas bravas.

2 comentarios en “Las mejores bravas de Barcelona…

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: …y probablemente de España se encuentran en el Bar Tomás, un local que por fuera no se diferencia de cualquier bar que podamos encontrar en cualquier barrio de cualquier ciudad. Sin embargo, dentro esconde un tesoro muy espec…..

  2. Qué patatas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s